Coenzima Q10, un poderoso aliado contra las arrugas

Potente antioxidante que previene la oxidación de los lípidos de la piel, protegiéndola contra los radicales libres y la radiación UV, añadida a las formulaciones cosméticas es capaz de reducir la profundidad de las arrugas y proporcionar un resultado visible tras cinco semanas de uso continuado.

Compuesto antienvejecimiento que evita la degradación del colágeno y la formación y profundidad de las arrugas, la coenzima Q10 restaura la barrera lipídica de la piel, favoreciendo el buen funcionamiento de las membranas celulares.
Es un potente antioxidante que previene la oxidación de los lípidos de la piel, protegiéndola contra los radicales libres y la radiación UV.
La coenzima Q10, o ubiquinona, se extrae de la fermentación de remolachas y caña de azúcar.
 
Conocida desde 1957, el país en el que más tradición tiene es en Japón, donde además de emplearse como suplemento forma parte de la lista oficial de medicamentos para la insuficiencia cardiaca y la angina de pecho.

La CoQ10 se comporta como una vitamina y está presente en todas las células. Actúa como antioxidante a nivel celular, estabilizador de las membranas y cofactor de procesos metabólicos, especialmente los relacionados con la producción de energía.

También participa en la respiración oxidativa celular y la formación de ATP (adenosintrifosfato).

La coenzima Q 10 activa la respiración celular y protege las células de las toxinas causadas por los radicales libres por lo cual es una excelente herramienta en la ralentización del envejecimiento y como protectora ante enfermedades degenerativas relacionadas con la edad.

Aplicaciones cosméticas
Según algunos estudios dermatológicos, añadida a las formulaciones cosméticas la coenzima Q10 es capaz de reducir la profundidad de las arrugas y proporcionar un resultado visible tras cinco semanas de uso continuado.

Esto se debe a que, tras su aplicación tópica, se produce una disminución de la oxidación cutánea y de las arrugas finas de expresión, al tiempo que frena la degradación del colágeno dérmico. 

Al ser una sustancia antioxidante, su efecto sobre la piel es fundamental ya que controla la acción de los radicales libres.

Al ser aplicada mediante productos cosméticos de forma periódica, ayuda a reparar los daños que se puedan haber suscitado en la epidermis incrementando el grosor y elasticidad de la misma.

Es frecuente encontrar la coenzima Q10 en productos corporales(principalmente reafirmantes y en tratamientos regeneradores para manos y pies), en cuyo caso actúa apoyando al proceso natural de la regeneración de la piel del cuerpo, mejorando notablemente su elasticidad.

También en líneas cosméticas masculinas, fortaleciendo la piel y contrastando los signos de cansancio, y en productos para el contorno de ojos, aumentando la energía celular de tal forma que se minimizan bolsas, ojeras y patas de gallo.
 
La coenzima Q10 refuerza la labor antioxidante de la vitamina C, forma una buena unión con la vitamina E, protegiéndola a su vez de la oxidación y corrigiendo sus posibles déficits.

Asimismo, es frecuente encontrarla en la formulación junto a otros principios activos que aumenten su penetración en la piel, como la cafeína y el ginkgo biloba.

Su actividad es óptima cuando actúa conjuntamente con el ácido lipoico, los tocoferoles y la vitamina C. Inhibe la lipoxidación y la oxidación de las proteínas y del DNA.

La coenzima Q10 tambien puede usarse como aditivo en cremas y serums contorno de ojos, serums antienvejecimiento, cremas antiarrugas, cremas postsolares y productos para cuidado del cuerpo en general.

Se recomienda su uso a partir de los 30 años, que es cuando se empiezan a percibir los primeros signos de envejecimiento cutáneo y los niveles de coenzima Q10 del propio organismo comienzan a descender.

Ubiquinone (coenzyme q10)
 
Fuente: http://www.esteticamedica.info/noticias/
 

Newsletter

Redes Sociales

Contactanos

  • Rojas 1691 PB CABA
Google+